ÄNIMA: ánima – alma – ánimo – animado…

“Ánima, en latín, significa alma;

Se refiere a un principio o entidad inmaterial e invisible. Carl G. Jung atribuye el término ánima a «las imágenes arquetípicas de lo eterno femenino en el inconsciente, que forman un vínculo entre la consciencia del yo y el inconsciente colectivo»

Espacio Änima evoca la vida potencial e innata en la materia, mas allá de su consistencia y densidad. En esta propuesta se incentiva la relación entre el cuerpo y el teatro de objetos. Se ponen en juego los sentidos, los recuerdos, los elementos a los que abordamos tanto plástica como escénicamente.

A partir de decisiones corporales y espaciales es posible que los objetos tengan vida. Por esto se revela una dependencia orgánica, necesaria, para el descubrimiento de calidades nuevas de relación.

Esta búsqueda incide en dos aspectos: Por un lado crear un lenguaje propio, tanto en relación con los objetos expuestos y distribuidos como obras en el espacio, como con la relación que se crea con la persona que lo recorre.

Reafirmar su sentido en la comunicación de los cuerpos, animado-inanimado, en cuanto dependen de su vínculo para “ser”, para “estar” en interacción.

Por otro lado, desde la inquietud de reunir el material que ha servido de inspiración y poética para mis últimas creaciones,  intento trasladar esta búsqueda a un colectivo que nutre y da vida a las ideas, que aporta sus propias metáforas de experiencias e indago en una amalgama entre la instalación como concepto espacial y la performance como algo que la habita.

Las metáforas sobre las que trabajamos son:

-EL HILO DE LA VIDA. El destino…

-EL HILO DE LA MEMORIA. La historia, el recuerdo…

-EL HILO DE LOS VINCULOS. Los afectos, la red relacional…